Una Taza de Café

Cuentan que un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor. Pronto la charla devino en quejas acerca del interminable “estrés” que les producía el trabajo y la vida en general.

taza de cafe

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más ecléctica: tazas de porcelana, plástico, vidrio, cristal, unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras, otras realmente exquisitas.

Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado. Cuando todos se sirvieron, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo: “Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo”.

Ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al “estrés”. Continuó: “Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café. En verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos. Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores. Después se pusieron a mirar las tazas de los demás”… Ahora piensen en esto: La vida es el café.

Reflexión sobre la taza de Café

Lo que constituye la felicidad no es tanto lo mucho que poseemos sino que tanto lo disfrutamos.

Charles Spurgeon

Esta excelente historia nos recuerda la gran verdad de la frase que citamos anteriormente, la felicidad de la vida depende más de las cosas que disfrutamos que de las que tenemos, lo cierto es que la riqueza, los bienes materiales y muchas otras cosas ´”que se ven” a veces nos quitan cosas tan valiosas como la paz mental, el tiempo libre y otras cosas que “no se ven” pero que son indispensables para disfrutar de lo que tenemos.

Esto me recuerda como un mendigo que disfrutaba constantemente caminaba por la amplia propiedad le dijo al terrateniente:

Tú tienes la propiedad pero son otros los que disfrutan del paisaje.

Deja tu comentario!